domingo, 1 de mayo de 2011

Pensamiento del Día, 30-4-2011

«Ni la muerte, ni la fatalidad, ni la ansiedad, pueden producir la insoportable desesperación que resulta de perder la propia identidad.»
 
(Howard Phillips Lovecraft; Providence, Estados Unidos, 20 de agosto de 1890 –
 15 de marzo de 1937.
A través de las puertas de la llave de plata, escrito con Edgar Hoffmann Price en 1933)

Cuando dejamos de ser lo que somos, un yo múltiple y complejo lleno de identidades que se cruzan, sentimos la insoportable desesperación de la deriva vital... Lejos ya de las identidades únicas y monolíticas propias del fanatismo, nuestras sociedades nos conforman como un nudo, conflictivo a veces, de heteronomías, de fuerzas que orientan nuestros pasos, nuestras expectativas y actitudes, en direcciones diversas y, potencialmente, contradictorias. Cabe, incluso, que estas fuerzas, que cuestionan el idealismo de la autonomía del sujeto, puedan llegar a anularse, o casi, convirtiéndonos en seres sin suelo ni horizonte. La escuela, más allá de fáciles recetarios, tópicos y convenciones, debiera contribuir al aprendizaje de la gestión vital de las heteronomías cuya dialéctica nos determina, en cada caso, como personas concretas.
Nota: Desde mañana estos pensamientos cotidianos pasarán a ocupar el blog "Pienso <>aquí y ahora" vinculado en el margen y cuya dirección es <http://piensoaquiyahora.blogspot.com/>, reservando para este espacio algunos relacionados con acontecimientos singulares.
Nacho Fernández del Castro, 30 de Abril de 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada